CuidaTS

Siendo el Trabajo Social una profesión basada en la relación de ayuda, donde las capacidades y aptitudes del profesional se consideran las principales herramientas de la intervención social, parece evidente que el esfuerzo de las organizaciones se destine a cuidar estos recursos personales, facilitando los soportes necesarios para mejorar su formación y capacidades, y reducir los factores de riesgo que puedan afectar a su estado emocional, cognitivo, fisiológico y de comportamiento.


Si bien, tanto las instituciones como los propios profesionales aún no somos del todo conscientes del riesgo que conlleva el no cuidarse, tanto a nivel personal como a nivel profesional, cuando los servicios ofrecidos se destinan a mejorar el bienestar social de las personas atendidas.

Pocos son los recursos de apoyo y la documentación existente sobre los riesgos psicosociales de los Trabajadores Sociales, cómo prevenirlos y cómo tratarlos.

Animada por visibilizar y fomentar las prácticas de autocuidado en el Trabajo Social, en 2015 inicié el Blog “Cuidando al Trabajador Social”.

Después de estos años, me apetece también escribir sobre mi experiencia como Trabajadora Social en Servicios Sociales en el ámbito rural, pero sin perder de referencia el espacio de información y reflexión sobre el autocuidado y los riesgos psicosociales en el Trabajo Social.