servicios sociales, Trabajo Social

Las pérdidas

Se acaba una semana que ha estado marcada por las despedidas…

Pexels

Oir repicar las campanas de la Iglesia genera el acto reflejo de girar la cabeza (como si fueras a escucharlo mejor) para adivinar si se trata del repicar de las doce o están “tocando a muerto”.

En el último año, el repique de muerto venía acompañado de un revolvimiento de cuerpo y una preocupación añadida a trasladar hacia el paisano que pasara por allí: “pero ha sido cóvid? “

Trabajando en la zona rural donde en gran parte de los pueblos la media de edad supera los 80 años, cabría esperar que una viviera las despedidas con naturalidad como parte del proceso vital.

Yo no sé si es el agua de la Sierra, pero aquí he llegado a conocer a varios centenarios llegando incluso hasta los 109 años en pleno uso de sus facultades.

Pero siempre las pérdidas son pérdidas. Una no se acostumbra.

Cuento siempre que para mí la dureza de este trabajo a veces consiste en no poder sufrirla como corresponde. En ocasiones simplemente te suena el teléfono y alguien, incluso lejano a la persona, te lo comunica. Y tú, mecánicamente te pones a hacer el papeleo y a dar de baja los servicios que tuviera en marcha.

Pero tarde o temprano llega el momento en el que te montas en el coche y te quedas sola. Quince años después, nada ha cambiado.

Es cuando me monto en el coche cuando me vengo abajo. Y lloro. Lloro por aquellas personas que se cruzaron en mi camino. Que compartieron su proyecto vital llegando a ponerlo en mis manos. Compartieron preocupaciones, recuerdos, alegrías, experiencias. Fotos y recuerdos que llenan mi cabeza. Charlas no sólo de despacho. Rincones de una salita de estar que son parte ya de mi vida también.

Personas que me abrieron las puertas de su casa, que me enseñaron sus propios conocimientos y de las que aprendí sobre la vida. Historia de España viva que me ha enseñado mucho de otros tiempos que yo no viví. Migrantes que me trasladaron su experiencia vital lejos de su país.

Lo que no saben muchos familiares es la pena que siento de no haber estado allí. De no haber podido llorarles cerca de su tumba, invisible a todo el mundo, pero dándoles el último adiós.

Por eso, los 45 minutos de coche que me separan de mi casa; los lloro.

Es mi último homenaje. Mi último agradecimiento por tan buenos, y también algunos malos momentos compartidos. Por el aprendizaje vital que cada una de las personas que he atendido y despedido me ha dado.

Me parece básico no olvidar los vínculos que generamos con las personas a las que atendemos. No siempre son tan fuertes y que sea tan fuertes no siempre significa que son las personas a las que más hemos ayudado. Siempre pienso que son ellos los que me han ayudado a mí. A ser mejor, a hacer mejor.

Esta semana ha sido una semana de pérdidas. Por eso me he decidido a hablar de ello en alto, porque sé que necesito sacarlo y rendir de algún modo un homenaje a las personas que se marcharon en los últimos años.

De las pérdidas más dolorosas; están aquellas en las que te preguntas si pudiste hacer algo más. Se te parte el alma de dar vueltas a la cabeza preguntándote por qué no hiciste algo más.

La soledad es la gran pandemia de nuestra época, sin duda. En los próximos años tendremos que desarrollar todo nuestro potencial profesional para luchar contra ella.

Quien piense que en los pueblos no hay soledad se equivoca. Y mucho.

Las redes informarles de apoyo no siempre son más fuertes en los pueblos.

Hay personas que vienen de grandes ciudades y piensan que aquí, la gente ayuda a todo el mundo, que integrarse es sencillo y que no te vas a sentir en soledad…

Nada más lejos de la realidad…

Aquí también se vive y se muere en soledad.

Cuando doy de alta un servicio de ayuda a domicilio insisto en la importancia del acompañamiento. Siempre uso la misma frase: “Nadie se muere por una pelusa en el suelo, pero sí se muere de soledad”.

Quizás porque esta semana murió una de esas personas, me haya llegado el momento de hablar en alto de ello. Murió de soledad, aunque acompañado por fin.

Sé que pude hacer más contra su soledad y eso es lo que más me duele. Pero a la vez, es lo que más me empuja a seguir trabajando contra esta dichosa pandemia del siglo XXI.

Por suerte ya hay muchas profesionales que cada día trabajan por reducir la soledad en nuestro entorno.

Teresa Lamagrande, es una muestra de ello. Más de veinte años dedicada a acompañar y ayudar a las personas mayores de nuestra región que residen en las Viviendas de Mayores.

Siempre con una sonrisa y una carga de sentido común ante los conflictos y las dificultades cotidianas. “Cuando todo esto pase, también tendreis que hacernos terapia psicológica a las trabajadoras sociales” le dije en una de nuestras últimas conversaciones.

Teresa nos dejó esta semana…

Ha sido un golpe duro para todas aquellas que tuvimos la suerte de conocerla y trabajar a su lado.

Cada intervención conjunta era un aprendizaje. Una mujer fuerte que se recorría de punta a punta la región atendiendo cada necesidad que surgía en las viviendas de mayores; combatiendo la soledad y favoreciendo la integración y la comunicación entre residentes y trabajadoras. Y a pesar de que no paraba un minuto quieta, siempre tenía el hueco para dar una respuesta a quien le llamara.

Nos deja muy pronto. Pero seguro que su equipo continuará la gran labor que ella inició.

Dudo que algún día me acostumbre a las pérdidas, a las despedidas. Pero me quedo con el aprendizaje.

Como nos recordaba Benigni en su gran obra maestra:

“La vida a veces duele, a veces cansa, a veces hiere. No es perfecta, no es coherente, no es eterna; pero a pesar de todo… la vida es bella”.

Trabajo Social

LA VACUNA PA`CUANDO?

Freepik

Para los integrantes del gremio, bien es conocido que el 26 de Marzo de 2020 Servicios Sociales eran reconocidos servicios esenciales dentro del Estado de Alarma declarado tan solo unos días antes.

Profesionales y entidades representativas del Trabajo Social nos sentimos bien orgullosos de que por fin se nos valorase “esenciales”; aunque también surgieron los debates entre las propias profesionales sobre si se necesitaba dicha titulitis ministerial o debía ser un título reconocido por la propia ciudadanía y ganado con sudor y lágrimas.

Independientemente al debate; el reconocimiento supuso que allí estuviéramos las y los profesionales de Servicios Sociales en primera línea de fuego. Si bien, es cierto que no habíamos dejado de estarlo. Algunos entraron más en la batalla y otros quedaron en la retaguardia. Pero lo que nadie puede poner en duda, es que aquí se hizo todo lo posible por ayudar y acompañar a todas las personas que de la noche a la mañana pasaron a ser totalmente vulnerables o se aproximaron al borde del abismo.

Compañeras y compañeros que atendieron (y atendimos) todo tipo de situaciones. Que llegaron incluso a multiplicar panes y peces. Y que, en muchos casos, se encontraron desarmadas ante el abismo.

Aquí hubo miedo, falta de instrucciones, sobreinformación, soledad, pánico, risas, llantos, desesperación, lejía, carreras de una lado a otro, solidaridad y mucho, mucho compañerismo.

Hablo en primera persona. Pero también en segunda y tercera. Sin excepción; intentamos dar lo mejor de nosotras mismas. En ocasiones teletrabajando sin horario de salida, con los niños alrededor demandando su propia atención, con mucho estrés, ansiedad y preocupación; y gestionando nuestras propias crisis junto a las de cientos de familias con las que contactabamos y veíamos a diario.

No voy a remitirme a los artículos en los que ya se ha hablado de la sobrecarga emocional y laboral entre trabajadoras sociales y profesionales del Sistema de Servicios Sociales.

Tan solo trasladar al papel, el resonar pegadizo de una cancioncilla que lleva en mi cabeza varios días: “la vacuna pa`cuando?!”.

Porque en las últimas semanas no dejo de escuchar estrategias de vacunación, sectores profesionales esenciales que se incluyen en las estrategias, discusiones sobre quién es de primera o segunda línea; veo fotos en redes sociales con pulgar para arriba y vacuna en brazo… y los Servicios Sociales (esenciales) en Castilla-La Mancha aquí seguimos; sin fecha probable de vacunación.

Seguimos protegiéndonos (para proteger) y metiéndonos en domicilios. Los centros sociales abiertos, atendiendo todo tipo de situaciones, intentando resolver cuestiones que ya nadie sabe resolver, gestionando incluso la ansiedad de auxiliares de ayuda a domicilio que ni saben cuándo van a ser vacunadas… Como para preguntar por nuestras propias vacunas…

En Diciembre de 2020 en Castilla-La Mancha se entregaban los Premios a la Iniciativa Social en la región. Servicios Sociales y Auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio eramos reconocidas en dichos premios.

Un acto muy bonito. Un reconocimiento merecido.

Han pasado los meses y nadie habla de nosotras. Nadie se acuerda de que seguimos aquí, atendiendo a los excluidos de los excluidos. A las personas más vulnerables. Que seguimos siendo esenciales.

Que sin esas auxiliares de ayuda a domicilio que todos los días se meten en los domicilios de las personas en situación de dependencia; muchas de ellas y ellos no continuarían residiendo en sus domicilios. Que si estas profesionales no hubieran continuado trabajando desde el primer día en primera línea; no podemos ni imaginarnos qué hubiera sido de estas personas.

Pero aquí sigo hoy, al pie del cañón junto a mis compañeras de servicios sociales y las auxiliares de ayuda a domicilio que trabajan en mis pueblos…

Y cuando alguna de ellas me pregunta sobre el tema, solo me sale una respuesta sonora y pegadiza: “la vacuna pa’cuando?”

covid19, servicios sociales, Trabajo Social

2020

Lo mejor de 2020: los peques y su comportamiento ejemplar

Son muchas vueltas las que he dado para decidir el título de esta última entrada del año, y al final, creo que ha sido un año tan relevante que no puede más que titularse como tal.

A puertas del tan ansiado 2021, es hora de hacer balance del que sin duda será un año que dificilmente olvidaremos; para bien y para mal.

Recuerdo el final de 1999. Todas las noticias nos hablaban del temido “efecto 2000”. Todos hablabamos de ello, y reconozco que sentí una pequeña decepción cuando no fue, sino otro cambio de año más.

No me malinterpreten, quería decir en cuanto a ciberataques y a fin del mundo se refiere.

La llegada de los 2000 no trajo el gran apagón, sino todo lo contrario, se daba inicio a la era de las nuevas tecnologías y la eclosión de las redes sociales como nueva forma de comunicarnos y relacionarnos. Si bien, echando la vista atrás a estos veinte años, parece que no ha sido hasta los últimos meses cuando de forma definitiva hemos implantado en nuestro adn las nuevas formas de comunicación y trabajo.

Pensar en Enero de 2020 es como recordar un tiempo pasado que guardas en tu memoria pero que sientes que pertenece a otra vida.

La mente es muy traicionera, y está preparada para recordarnos los momentos negativos por encima de los positivos. Piensen en ello cuando hagan su propio resumen del 2020. No ha sido un año tan terriblemente horrible; es su cerebro que le traiciona… (Es ironía)

Mi esfuerzo por recordar el mes de Enero, me lleva a una rotonda.

Camino del trabajo. Tomando una rotonda, fue la primera vez que escuché hablar de Wuhan. En la radio hablaban del cierre de un mercado, un virus nuevo y el cierre de una ciudad en China. China? No parecía una noticia más. No recordaba algo similar…

En Castilla-La Mancha, los profesionales de Servicios sociales habíamos acabado 2019 denunciando la escasez de ayudas económicas para paliar las situaciones de mayor vulnerabilidad social en la región a la que nos veníamos enfrentando desde Septiembre de ese año.

La falta de presupuesto para las Ayudas de Emergencia Social e Ingreso Mínimo de Solidaridad en la región, comenzaba a generar una crisis social entre los más vulnerables; algo que evidenciaría a principios de Febrero Pilhip Alston, el Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos; el cual llegó a señalar: “España le está fallando por completo a buena parte de su sociedad, aquella que vive en la pobreza, cuya situación ahora se encuentra entre las peores de la Unión Europea.” 

Pero entonces las noticias se centraban en el nuevo Gobierno, en los abrazos entre Presidente y Vicepresidente y en el cambio social que podría producirse.

En la profesión, se levantó la voz cuando este nuevo Gobierno progresista eliminó la Secretaría de Estado de Servicios Sociales y nos preguntábamos por qué si existía un compromiso firmado por PSOE y Unidas Podemos por la Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales como IV Pilar del Estado de Bienestar, se invisibilizaba y ni se nombraba como tal en este nuevo Gobierno. (Tal y como lo reflejaba el Consejo General del Trabajo Social).

Febrero avanzaba entre noticias a nivel internacional del avance del nuevo virus y los debates y noticias en España sobre la inconsistente preocupación por lo que parecía una “nueva gripe”.

Febrero es el mes de mi cumpleaños, y este año decidía celebrarlo con mi abuela, ya que a sus 95 años era consciente de que no tendría muchas más oportunidades de compartirlo con ella.

Puedo asegurar que fué una de mis mejores decisiones del 2020. Aquel día pude abrazarla por última vez con plena consciencia y libertad.

Iniciabamos el mes de Febrero con el informe del Relator de la ONU que desencadenaba nuevos comunicados desde la Plataforma de Profesionales de Servicios Sociales y del Colegio de Trabajo Social de Castilla-La Mancha denunciando de nuevo la situación de vulnerabilidad de la ciudadanía castellano-manchega ante la escasez de recursos de protección social no solo en ayudas economicas sino en recursos sociales de atención a la ciudadanía más vulnerable.

La gran Ola

Y mientras estábamos inmersos en la organización del Día de La Mujer y la celebración anual del Día Mundial del Trabajo Social; el nuevo virus llegaba a nuestro país.

Una servidora iniciaba el mes entre búsqueda de mascarillas a escodindas de familiares compañeros y amigos que seguían insistiendo en el sinsentido de la paranoia.

Mientras mirábamos de reojo a Italia; en España continuabamos negando la gravedad de los hechos. Y la primera ola nos arrasó…

El 3 de Marzo se notificaba oficialmente el primer muerto por coronavirus en nuestro país, aunque el fallecimiento se había producido el 27 de Febrero. El 12 de Marzo se notificaría la primera fallecida en Castilla-La Mancha.

La mañana del 13 de Marzo yo no podía parar de llorar. De repente me ví en mi despacho hablando con todas las auxiliares de ayuda a domicilio, alcaldes y secretarios, intentando dar respuesta a preguntas que nunca creímos que nos formularíamos.

La tarde del 14 de Marzo la vida se paró. Sería la primera de muchas comparecencias del Presidente del Gobierno, anunciando el inicio del Estado de Alarma y la situación de confinamiento para toda la población.

Siempre he reconocido que, aunque estuve trabajando sin parar desde el 13 de Marzo, esos tres primeros días me encontraba en situación de shock. No paraba de llorar a escondidas, y no podia evitar pensar que la vida nos había cambiado para siempre.

Tardé tres días en reaccionar.

Sobre esos meses y la pandemia muchas cosas se pueden contar, algunas ya las hemos contado. Otras historias las guardaremos para siempre.

Semanas muy duras, con falta de material para las auxiliares de ayuda a domicilio; a las cuales no tendré vida para agradecer el gran trabajo que hicieron toda la pandemia, pero especialmente esas primeras semanas.

Alcaldes y ciudadanos volcados en la desinfección de sus pueblos. Toda la población volcada en la solidaridad con los más vulnerables.

En Servicios Sociales nos centramos en atender primeras necesidades. Como ya he dicho anteriormente, las ayudas de emergencia social para cubrir necesidades básicas no tenían presupuesto, por lo que nos vimos abocadas a tirar del tercer sector para cubrir la alimentación de cientos de familias que se quedaron de la noche a la mañana sin nada.

Un protocolo tras otro, decretos, medidas y petición de documentos de información, se mezclaban con las peticiones de ayuda de cientos de familias y las llamadas a personas mayores y dependientes que habían quedado aisladas y que estaban totalmente aterrorizadas.

Volver a casa y ducharte antes de abrazar a tus hijos. Las trabajadoras sociales también lo hacíamos…

Continuabamos al pie del cañón acudiendo a casas a intentar ayudar en todo tipo de cuestiones. Había miedo, mucho miedo. Solo recuerdo el miedo y las calles vacias. El terror nocturno a que sonara el teléfono en cualquier momento…

Pero recuerdo también las cosquillas, la guerra de almohadas, los dibujos infantiles; a mi marido haciendo pan y a mis hijos detrás de mí para abrazarme.

La vida nos regaló un tiempo único. Nosotros fuimos afortunados. Y aprovechamos la oportunidad de disfrutar el tiempo juntos.

Como dice Rozalen en su canción “Aves Enjauladas“, yo sí recordé que en “este remanso, también se ve la vida pasar” y quise atrapar el tiempo y aferrarme a la vida… y entonces me dí cuenta de algo que había parecido olvidar: somos vulnerables. Siempre lo fuimos; pero ahora ya nunca podríamos olvidarlo.

La pandemia nos ha arrebatado a la generación que construyó este país y esta sociedad que nosotros hemos disfrutado. Hombres y mujeres que vivieron una Guerra y una postguerra, sufrieron una dictadura y conocieron entre miedo y esperanza una joven democracia. Pero se han ido en silencio y en la mayoría de los casos, solas y solos.

En medio de la pandemia, uno de los abuelos que visitaba me decía “Nosotros ya hemos vivido mucho. Que nos vayamos nosotros, pero que a vosotros jóvenes no os toque”… A las pocas semanas murió.

En la profesión también hemos tenido que decir adiós a compañeras y compañeros.

Al igual que los años nos traerán respuestas sobre la enfermedad; la pandemia también nos ha puesto a prueba a las trabajadoras sociales obligándonos a reiventar nuestras formas de intervención social. Con reticencias, hemos tenido que adaptar nuestra profesión a la teleatención y el teletrabajo. Luchar porque se imponga la distancia física, pero nunca la distancia social…

Es inevitable tener ganas de llorar cada vez que miro a los ojos a una persona mayor, pero no puedo ni tan siquiera cogerla de la mano para calmar el miedo en sus ojos.

Está siendo un año dificil, pero no quiero escribir una entrada en negativo y llena de tristeza. Hay que reconocer también las lecciones positivas y los grandes momentos que hemos vivido en este 2020.

Para recargar fuerzas y reconocer el esfuerzo de la profesión durante los primeros meses de pandemia, el Consejo General del Trabajo Social organizó por todo lo alto via online un acto de reconocimiento a trabajadores sociales. He de reconocer y agradecerlo. A esas alturas, estábamos agotadas y muy tocadas.

Han sido numerosos reconocimientos que el Trabajo Social ha tenido en los últimos meses. Y a nadie le amarga un dulce. Pero hemos de aplaudir sin duda el reconocimiento como profesión esencial en el BOE en Marzo y la modificación de la Ley 44/2003 (LOPS), que incluía al Trabajo Social Sanitario.

La aprobación del Ingreso Mínimo Vital tendría que ser un hito en positivo dentro de este terrible año. Si bien, meses después de su aprobación sigue generando más desesperanza y desesperación que otra cosa. Miles de familias continúan a la espera de resolución, otras tantas han visto como se les denegaba sin encontrar explicación. Servicios Sociales saturados mientras que oficinas de la Seguridad Social continúan sin dar respuesta ni atender.

La solución parece simple. Hace falta dinero. No podemos permitir más “colas del hambre”. No podemos continuar fomentando el modelo de Caridad a través de los bancos de alimentos y servicios sociales desdotados, sin herramientas, ni prestaciones ni personal suficiente.

La vacuna social contra el covid se llama: inversión pública.

Debate abierto en la profesión. Insisto en mi opinión. Las profesionales del Trabajo Social tenemos mucho que reflexionar sobre nuestra forma de trabajar… Pero mientras que aquí no se invierta más dinero, poco podemos cambiar. Somos nosotras mismas las que volcamos nuestras frustraciones sobre nuestra intervención. Pero mientras hacemos eso; se continúa eludiendo la responsabilidad de los poderes públicos de dotar de forma suficiente y adecuada los sistemas de protección para que se pueda atender la crisis social y evitar las bolsas de desigualdad.

Diciembre…

En los pueblos seguimos mirando de reojo al virus. Lo dije ya en Marzo. Si entra el Covid aquí, cerramos pueblos para siempre. Hemos perdido muchas vecinas y vecinos. Si bien, el 2020 también nos ha traído el teletrabajo como segunda oportunidad para el entorno rural.

Reconocer el trabajo de los ayuntamientos por reinventarse ante la pandemia abriendo espacios de coworking en pueblos de menos de 200 habitantes. Esa es la visión de futuro que necesitamos por aquí.

Acabamos el año con más de 50.000 personas fallecidas, familias con graves dificultades sociales y economicas, una ola pandémica que ha colpasado no solo el sistema sanitario, sino también el sistema de protección social.

Acabamos el año con esperanza, la vacuna está aquí. Tenemos esperanza en que esta puerta evite que sigamos perdiendo más vecinos por el camino.

Queda pandemia para rato, lo sé. Quedan meses complicados. Sin suficientes recursos, muchas necesidades, mucho miedo… pero queda vida y salud para seguir trabajando y salir de esta. Porque saldremos. Y en nuestra mano está no volver a abandonar en el olvido a aquellas y aquellos que se quedaron a medio camino.

Trabajar contra la desmemoria será uno de los grandes retos del próximo año.

Ha sido un año duro, muy duro. Pero ha sido un año donde aprendimos que somos vulnerables.

El año que las trabajadoras sociales aprendimos a multiplicar los panes y los peces, y que aprendimos el verdadero significado de trabajar en equipo y en Red. El año que la solidaridad mostró su mejor rostro y todas en general aprendimos a iniciar las conversaciones con un “hola, qué tal estás, la familia bien? “.

Aprendimos que cada día es un regalo. Y que la verdadera riqueza es la libertad.

También que los grandes momentos son los cafés en torno a una mesa rodeados de amigos y familiares. Las risas sin prisa. Los besos…

Este 2020 nos ha hecho valorar lo importante que son los abrazos, y la habilidad de saber sonreír con los ojos.

No olvidemos la lección. Somos vulnerables. Todas y todos.

Que el 2021 nos traiga esperanza, solidaridad, salud, igualdad y justicia social.